Justicia es lo que claman familiares y amigos de Brian Efrén Cortez Rodríguez, un niño de 13 años que fue asesinado de una manera cruel tras salir a jugar al parque en Tijuana, Baja California.

De acuerdo con la información de El Universal, el menor desapareció el pasado domingo 25 de abril luego de que el joven pidiera permiso a sus padres para salir a jugar una hora a un parque cercano con sus primos.

Sin embargo, pasaron tres horas y el menor no regresó a casa, por lo que familiares, amigos y vecinos salieron a buscar al joven, cuyo cuerpo finalmente fue hallado el lunes por la mañana en un arroyo cercano al Rancho Huahuatay.

Peritos del Servicio Médico Forense determinaron que la causa de muerte del menor fue un traumatismo craneoencefálico, además de que su cuerpo tenía heridas contusas, punzocortantes y excoriaciones.

Al respecto Laura Adayane, madre del menor, dijo sentir impotencia por el hecho de que le arrebataron a su hijo de una de las maneras más crueles.

“Lo mataron con una roca grandísima, hasta cansarse. Le destrozaron su cabecita, su oreja, todo… todo. Se ensañaron con él y me lo dejaron ahí tirado”, dijo.

De acuerdo con los familiares, hasta el momento no ha habido avances en el caso por parte de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Baja California.

Familiares aseguran que el menor no tenía enemigos y que era un niño muy alegre, sin embargo ese día su abuela lo vio un poco triste debido a una latente separación por parte de sus padres.

(Con información de El Universal).

loading...