Canadian Pacific Railway Ltd compró la empresa Kansas City Southern (KCS), por lo que ahora estará a cargo de construir el primer ferrocarril directo que unirá a Canadá, Estados Unidos y México.

Se prevé que el proyecto abarque 32 mil kilómetros entre los tres países y deje una derrama de 8 mil 700 millones de dólares de ingresos anuales, esto al ser una de las zonas más comerciales del mundo.

También permitirá a los productores de petróleo canadiense transportar crudo hasta México, todo ello basándose en los acuerdos logrados en el TMEC, puesto en marcha en julio del 2020.

La compra se hizo por la cantidad de 27 mil 200 millones de dólares en un acuerdo de 300 dólares por papel (efectivo y acciones), mucho más alto que lo que había obtenido el pasado mes de marzo.

Pese a la adquisición, las acciones de Kansas City Southern registran pocos cambios en la bolsa de Nueva York.

Hace apenas unos días Canadian Pacific Railway lanzó la advertencia a Kansas City Southern para vender la empresa como plazo máximo hasta el pasado 12 de septiembre.

(Con información de Reuters).

loading...