Esta temporada electoral es calificada como la segunda más violenta, por debajo de la del año 2000. Según datos del periódico El País, las agresiones han pasado de 262 a 476 en el mismo periodo, lo que supone un 64% más que en la convocatoria de 2017 y 2018, cuando se registraron 152 decesos. En esas agresiones se incluyen homicidios, amenazas, atentados contra familiares, ataques a colaboradores, secuestros, extorsiones, etc.

 

Por estos motivos, el Gobierno anunció un proyecto para proteger a los candidatos, ya que 234 de ellos pidieron protección y se han abierto 92 carpetas de investigación.

Rubén Salazar, director de Etellekt, señala que “el resto puede que no tenga protección permanente, solo momentánea para moverse en un momento puntual a un sitio conflictivo. Y también hay que tener en cuenta que muchos no denuncian la situación porque desconfían de las Fiscalías, porque piensan que pueden estar involucradas en estos ataques y no quieren hacerles partícipe de sus itinerarios de campaña, eso pasa mucho en México”.

Las medidas de seguridad van a variar depende el riesgo que corra cada candidato, pero todavía no hay detalles suficientes para validar el proyecto.

También se señaló que las víctimas más atacadas son del PRI con un 19%, seguido Morena con 13 militantes asesinados, y partidos en alianzas cuentan con un 49% de víctimas.

Fuente: Agencias

loading...