Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, paga una cadena perpetua en Estados Unidos, pero su defensa alista un proceso para lograr que sea devuelto y juzgado en México por los delitos de narcotráfico que pesan en su contra y que acumuló como poderoso dirigente del Cártel de Sinaloa, pero en su país de origen.

De acuerdo con revelaciones de la agencia turca Anadolu, José Refugio, abogado del capo, ha estado analizando y planteando que autoridades de EEUU “presten” al Chapo para que se identifiquen los delitos que cometió en México y sea procesado en este país, pues el defensor insiste en que la recaptura como extradición posterior violaron el debido proceso de su cliente.

Por ello, el litigante presentará un recurso legal antes del 15 de febrero de este 2021. Cabe recordar que los abogados del Chapo buscan un nuevo juicio desde septiembre del año pasado.

Pero las nuevas acciones son anunciadas a cinco años de que Guzmán Loera fuera recapturado de forma definitiva tras fugarse por un túnel del penal del Altiplano, Estado de México en 2015; su segunda escapatoria previa a la de 2001 en Puente Grande, Jalisco. El narcotraficante fue detenido por última vez el 8 de enero del 2016 y extraditado a EEUU un año después.

Actualmente, El Chapo purga una condena en la cárcel federal de máxima seguridad, ADX Florence, en Colorado. El ex líder del Cártel de Sinaloa ingresó a la prisión en julio de 2019, luego de que un jurado de Nueva York lo hallara culpable de diez cargos, entre ellos conspiración internacional para elaborar y distribuir cocaína, heroína, metanfetaminas y marihuana, uso de armas de fuego y conspiración para lavar dinero proveniente del narcotráfico.

Según relató José Refugio al medio turco, él mismo padeció acoso por parte de la policía y aunque acudió al Altiplano para acreditar su representación, no vio a su cliente sino tres días después. Fue durante ese tiempo que llegaron dos solicitudes de extradición de las cortes de California y Texas, por lo que preparó, junto con otros abogados, la estrategia correspondiente.

De ese modo, se valieron de amparos y pretendían que la Suprema Corte atrajera el caso y resolviera sobre la situación de Guzmán Loera, pero las peticiones fueron desechadas un día antes de que el capo fuera extraditado a EEUU. En particular, José Refugio apuntó sobre la premura de la resolución, pues el mismo día que fue negado el amparo, también fue integrado el engrose de la sentencia, cuando el plazo es de hasta 10 días.

Es decir que todo se resolvió en una jornada: el juzgado de Distrito recibió la negativa, procedió ante la Secretaría de Relaciones Exteriores, de ahí a la embajada y finalmente el Chapo fue enviado primero al aeropuerto de Ciudad Juárez, Chihuahua y de ahí a EEUU.

De forma repentina, el capo no llegó ni a Texas ni a California, apuntó el abogado en entrevista con el periodista Alejandro Melgoza. Por el contrario, El Chapo arribó a Nueva York para ser procesado en la Corte del Distrito Este. Los abogados hicieron esfuerzos para invalidar ese procedimiento extraordinario, pero no lograron más.

El pasado 4 de septiembre del 2020, la defensa del Chapo presentó una moción de 245 páginas ante el Segundo Circuito del Tribunal de Apelaciones para que el veredicto del juez Brian Cogan (quien condenó al capo) fuera anulado y se formulara un nuevo juicio.

William Purpura, uno de los abogados de Guzmán Loera, dijo que la simple petición era viable, luego de probarse que entre cuatro y cinco miembros del jurado leían en internet noticias sobre el Chapo, incluyendo testimonios de criminales diciendo que el acusado traía adolescentes de Colombia para abusar de ellas, o bien qué había matado a un sinnúmero de personas.

Todas esas revelaciones que circulaban tras cada sesión eran reportadas en la prensa y habrían influido, según el defensor, en la calificación de los delitos.

La posibilidad de que El Chapo Guzmán tenga un nuevo juicio está abierta, pero volverlo a ver frente a un juez buscando su libertad, puede tardar hasta cinco años y la pandemia de COVID-19 retrasa su proceso, aseguró su abogada defensora Mariel Colon Miro en septiembre.

En noviembre, otro abogado del mexicano dijo que si el gobierno de Trump no aceptaba devolverlo a México, el mismo líder del Cártel de Sinaloa lo demandaría por daños y perjuicios una vez que acabe su mandato.

La guerra legal sigue. ¿Bastarán los esfuerzos de los abogados del Chapo para devolverlo a nuestro país?

Fuente: Agencias

loading...