Con el llamado “cacerolazo”, restauranteros provenientes de todas partes de la Ciudad de México (e incluso otros estados) realizan una protesta frente a Palacio Nacional para pedir que se les permita reabrir sus establecimientos pues es “abrir o morir”.

Reunidos desde las 10:00 de la mañana de este lunes, los manifestantes aseguran que el manejo de la pandemia de coronavirus los ha orillado a estar al borde de la quiebra y de mantenerse sin operar tendrán que bajar sus cortinas para siempre.

De igual forma, los trabajadores de los restaurantes han denunciado que pese a que ellos sí han seguido las recomendaciones no se les permite operar, en tanto que al comercio informal sí se les permite aún cuando ellos son el principal punto de contagios.

Al señalar que tienen que cubir gastos familiares, los restauranteros sólo piden que se les permita abrir con un aforo de 30 por ciento, horarios restringidos y revisiones.

Cabe precisar que el pasado viernes la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, rechazó la petición de considerar los restaurantes como actividad esencial y, por el contrario, mantuvo las medidas de sólo operar para entregar a domicilio debido al semáforo rojo.

El “cacerolazo” y grito de auxilio también se lleva a cabo frente al palacio municipal del Estado de México.

Fuente: Agencias

loading...