El control prenatal es la base para llevar una maternidad segura, por eso es recomendable que las mujeres en edad fértil se realicen una revisión anual con el ginecólogo, explicó el jefe de Ginecología y Obstetricia del Hospital General de Zona (HGZ) No. 11, Ricardo Morales Velázquez.

En dicha consulta debe verificarse el estado óptimo de salud mediante el estudio del Papanicolaou (citología cervical), medir los niveles adecuados de glucosa en la sangre y los niveles normales de presión arterial; asimismo, se debe otorgar un método de planificación familiar para elegir cuándo y cuántas veces embarazarse.

Una vez que se ha decidido concebir, es importante contar con los mejores niveles de salud posible, y la pareja debe tomar ácido fólico desde tres meses previos al embarazo; también se recomienda contar con el esquema de vacunación completo.

Durante el periodo de gravidez es importante tener una adecuada alimentación, mantener la actividad física de bajo impacto y acudir a control prenatal en la Unidad de Medicina Familiar (UMF) que les corresponda.

Una vez confirmado el embarazo, deben realizarse estudios prenatales y, al menos, tres ultrasonidos. El primero durante las 11 y 13 semanas de gestación, para observar el pronóstico fetal, la edad gestacional, la probable asociación a cromosomopatías, como el síndrome de Down, el riesgo de preeclampsia y restricción del crecimiento intrauterino.

El segundo, entre las 18 y 22 semanas para contrastar la adecuada morfología y desarrollo fetal. El tercero a las 28 o 32 semanas, para identificar el adecuado crecimiento fetal, líquido amniótico y placenta.

loading...