Por Ángel Álvaro Peña

La falta de oficio político se muestra un día y otro también en la gubernatura de Veracruz. Desde el momento en que apareció Cuitláhuac García Jiménez como candidato y con un personaje como Eric Cisneros como secretario de Gobierno, era de esperarse una serie de errores y descalabros, pero han superado las expectativas. La población se decepciona cada día más de la prepotencia del gobernador que se asemeja más a un dictador que a alguien electo.

En esta ocasión respondió a una simple investigación fiscal como si se tratara del fallo de un juez, lo que demuestra no sólo culpa sino corrupción, de lo que tendrá que dar cuenta al presidente de la República, sobre todo en tiempos de campaña, que es cuando quieren darse baños de pureza.

El diario Notiver, el más leído del puerto de Veracruz, publicó que el secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos es investigado por la Procuraduría Fiscal de la Federación por defraudación fiscal y contrabando. Se habla acerca de que varias de sus cuentas fueron congeladas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, por órdenes de esa procuraduría.

Y como ni Cisneros ni su jefe tienen oficio político, de inmediato la emprendieron violentamente contra su eterno enemigo: la prensa.

Lejos de aclarar su supuesta inocencia proceden a la amenaza, como es su costumbre, sin mediar diálogo ni explicación.

Cisneros amenazó al diario con denunciarlo por difamación y daño moral, olvidándose que es una figura pública y que debe explicar su proceder para demostrar con pruebas su presunta inocencia. Pero como el cargo, desde que llegaron, les quedó grande, todavía no aprenden cuáles son sus responsabilidades.

Pero no sólo Cisneros Burgos es ignorante de la posición que ostenta sino del manejo de las leyes, ya que asegura que no es sujeto de ninguna investigación, como si las autoridades hacendarias le pidieran permiso para investigarlo.

El secretario de Gobierno asegura sólo tener dos tarjetas de débito y dos de crédito, y que es ajeno a las acusaciones que se le imputan, cuando si bien las tarjetas pueden dar razón de montos desproporcionados no son la única pista para detectar este tipo de delitos.

Antes de aclarar o justificar cualquiera de las acusaciones, el secretario de Gobierno montó en cólera y llamó “pasquín” al periódico, en lugar de manejarse como una persona civilizada, porque el que nada debe nada teme.

Por otra parte, qué daño moral puede causarle una información de esta índole a una persona que ha sido acusada de un sinnúmero de delitos que van desde la desaparición forzada hasta la fabricación de delitos, la tortura, malos tratos, despotismo, etc.

A pesar de sus antecedentes en poco más de dos años de gobierno, asegura que la publicación sobre sus delitos de evasión fiscal y contrabando obedece a intereses oscuros.

Pero el gobierno del estado se caracteriza por su improvisación y la profunda ignorancia sobre sus atribuciones, sobre todo el desconocimiento de sus límites, ya que ha tomado el cargo como un virreinato, donde todo se les permite sin importar la ley, muestra de ello es el desprecio por la prensa que han mostrado; y como dramático ejemplo está el número creciente de comunicadores asesinados en el estado.

El colmo de las declaraciones de Eric Cisneros es que dice que en Veracruz todos deben conducirse dentro de la ley y sin mentiras, cuando la entidad ha sido escenario de la represión más brutal de la que tengan memoria los veracruzanos.

El reportaje de Notiver señala el folio a través del cual solicita la autoridad hacendaria el informe de la cuenta 2838088101 de Bancomer, los contratos y estados de cuenta de 2014 a 2020, entre otras muchas cuentas de diferentes bancos.

Cisneros Burgos, al igual que el gobernador, calificaron de falsa la información publicada por Notiver, Sin embargo, en las últimas semanas son del dominio público las mentiras vertidas desde esas oficinas al detener ilegalmente en primer lugar a Rogelio Franco Castán, quien tenía un amparo, y al verlo inventaron el delito de “ultrajes a la autoridad” condición legaloide mejor conocida como la Ley Franco, por haber sido aplicada contra este candidato del PRD a la diputación federal, sin haber cometido ningún delito y encerrado con una serie de mentiras apoyadas por el gobernador, una jueza, la fiscal del estado, y el propio secretario de Gobierno, quien ahora dice que no soporta las mentiras.

Pero a este caso de represión abierta se suman otras detenciones contra enemigos políticos como es el caso de Gregorio Gómez, candidato a la alcaldía de Tihuatlán por el PRD, quien fue extraído con lujo de violencia de su negocio por hombres embozados sin orden de aprehensión con delitos inventados y posteriormente fueron al predio de su empresa a sembrar las pruebas. Fue visto en el Cereso de Tuxpan con signos de tortura, pero como le inventaron delitos federales, fue trasladado al Cefereso No. 13, en Miahuatlán de Porfirio Díaz, en Oaxaca.

Si en realidad está contra la mentira, cómo se explica esta declaración de Eric Cisneros: “En el Gobierno de Veracruz somos respetuosos hasta de los adversarios que utilizan a ciertos medios de comunicación para calumniar a quienes estamos trabajando sin distingo y con respeto de la libertad de expresión y manifestación de las ideas”. Las sospechas sobre su culpabilidad crecen ante su rotunda negativa a entregar sus datos patrimoniales y dar a conocer su patrimonio como se obliga a todo servidor público.

La noticia seguramente dará la vuelta al mundo y no habrá otra que investigar en serio y a fondo, pero sobre todo castigar poniendo fin a la impunidad que reina en esa entidad. PEGA Y CORRE. – Siguen los asaltos al transporte público, en Zumpango los ladrones dispararon contra los pasajeros, y así el gobernador de ese estado dice que será el próximo presidente de la República, a pesar de que en su campaña prometió terminar con ese delito… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

angelalvarop@hotmail.com

loading...