Mariano Escobedo, Ver.- El hombre que fue torturado y ejecutado a balazos el pasado día 22 del mes en curso, fue identificado como Tomás Daniel Marroquín Martínez de 24 años de edad, quien vivía en la congregación de Chicola.

Santiago Marroquin compareció ante las autoridades de la Fiscalía de Orizaba, para identificar oficialmente a su hijo y solicitó la entrega del cuerpo, para que fuera sepultado en el panteón municipal de esta población.

Al rendir su declaración ante esa representación social, dijo desconocer las causas por las cuales asesinaron a su hijo, por lo que no pudo aportar mayores detalles a las autoridades ministeriales.

El hoy extinto fue brutalmente torturado, al cual le amarraron las manos y le cubrieron el rostro con cinta canela.

Posteriormente lo trasladaron a bordo de un vehículo no identificado a la calle Francisco Villa de la colonia Ejidal, y lo ejecutaron de al menos cuatro impactos de arma de fuego calibre 45 milímetros, cuyo cuerpo quedó en las afueras de una vivienda.

Trascendió que la muerte de Tomás Marroquin es un claro ajuste de cuentas, por la violencia con la que fue asesinado, aunque antes lo torturaron brutalmente.

La Policía Ministerial de Orizaba inició las investigaciones pertinentes, pero todo parece indicar que esta nueva ejecución será archivada, como muchas otras que tampoco han sido esclarecidas.

loading...


Deja un comentario