Poza Rica, Ver.- En próximas fechas se llevarán a cabo las elecciones para elegir al Secretario General de la sección 30 del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) , y sea quien sea el candidato que postule la actual dirigencia, es un hecho que no gozará de la simpatía de la clase trabajadora, ya que ha sido pésimo el trabajo que han tenido en representación de la defensa de sus derechos laborales.

Al solicitar la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, la modificación a los estatutos del STPRM, y en concreto el cambio del mecanisno de elección, la clase trabajadora de base de las 36 secciones en el país, tendrán la oportunidad de elegir a quien los represente los próximos 3 años mediante el voto libre y secreto.

Con la modificación de los estatutos, las actuales dirigencias no serán ya juez y parte en las elecciones, donde en el pasado se llevaban a cabo con métodos como el llamado a mano alzada o de escrutinio, en este último los trabajadores tenían que incluir en la papeleta su nombre, ficha y departamento los cuales eran poco confiables y se prestaban a la coacción de los trabajadores, ya que sus identidades estaban expuestas en caso de votar por un candidato que no sea el impuesto por la dirigencia.

En cuanto hace a quienes encabezan la sección 30 en Poza Rica, como Secretario General José Juan Soni Solís y el líder moral Sergio Lorenzo Quiroz Cruz, es una derrota anticipada la que tendrán, pues con los cambios en los estatutos, perderán el control absoluto que tenían sobre los trabajadores y seguramente les darán la espalda pues están cansados de la corrupción y represión imperante al interior del organismo sindical.

En contraste, los grupos disidentes van incrementando la simpatía de la clase obrera, ya que éstos, están realizando trabajos y gestiones que deberían ser realizados por los comisionados de la sección 30.

De esta forma, en cuanto se dé el anuncio de las fechas para las elecciones, los trabajadores hartos del cacicazgo sindical, tienen la primera oportunidad en la historia del STPRM, de elegir libre y en secreto a sus próximos representantes.