MITOS Y OTROS CUENTOS
JESUS ARAUJO LOPEZ

Por: Mtro. Jesús Araujo López

¿QUÉ SUCEDIÓ LA NOCHE DEL 15 DE SEPTIEMBRE DE 1810?

Cada 15 de septiembre, los mexicanos celebramos la Independencia de nuestra Nación, es a las once de la noche, cuando se escucha el célebre grito “¡Viva México!”, coreado con gran algarabía por todos los asistentes: “¡Viva!”, a continuación se toca la campana, se ondea nuestra Bandera Nacional, se entona el Himno Nacional, los cohetes, la gran fiesta mexicana. Es una fiesta en la que todos participamos, donde se une y hermana nuestro pueblo, pero, ¿los hechos representados cada 15 de septiembre, corresponden a la realidad?.

Por principio de cuentas habríamos de decir que el grito dado por el cura Miguel Hidalgo y Costilla, (Miguel Gregorio Antonio Ignacio Hidalgo y Costilla Gallaga Mandarte Villaseñor, 1753 – 1811), no sucedió el día 15, sino, la madrugada del 16 de septiembre, ya que los conspiradores fueron delatados por un empleado del correo, el levantamiento se había planeado para el 1 de octubre, el intendente Riaño comentó a Miguel Domínguez los planes para detener la conspiración descubierta -ignorando que éste formaba parte de ella-, al saber esto Josefa Ortiz de Domínguez, fue confinada en sus habitaciones por su esposo para evitarle riesgos, doña Josefa avisó a Ignacio Pérez a quien por el ojo de la cerradura, le pidió se trasladara a todo galope a San Miguel el Grande para avisar a Allende de lo que ocurría.

Pérez comunicó lo que pasaba justo a tiempo a los conspiradores, pues el ejército realista ya comenzaba a detener a independentistas. Así de forma tan precipitada a las dos de la mañana, el cura de Dolores tomó la decisión de iniciar el levantamiento. Se dirigió a la capilla seguido por la multitud que iba reuniéndose a su paso. Amanecía cuando Hidalgo hizo repicar las campanas e invitó a los miles de personas congregadas en el atrio a unirse a la lucha. Dicen —sin ponerse de acuerdo— que al terminar su discurso pronunció: ¡Viva Fernando VII! ¡Viva la santísima virgen de Guadalupe! ¡Muera el mal gobierno!.

Respecto de la fecha, se supone que el cambio fue obra del mandatario Porfirio Díaz, quien presidió la República a finales del siglo XIX y comienzos del XX. Según el filósofo mexicano Jaime Labastida, “probablemente” Díaz (nacido en Oaxaca un 15 de septiembre) quiso adelantar el grito para que coincidiera con su cumpleaños y tener una fiesta digna de los llamados héroes de Independencia.

Miguel Hidalgo y Costilla, no enarbolo el estandarte de la virgen de Guadalupe al dar el grito, ya que de Dolores se encaminó a San Miguel el Grande (hoy San Miguel de Allende) pero al pasar por Atotonilco, un “ranchero” de la multitud, pidió una estampa de la Virgen y enseguida la puso en un asta de un tendedero de ropa, incluso Allende e Hidalgo intentaron recoger la imagen por el “sacrilegio” que representaba, pero ante el clamor de la gente decidieron no regresarla a la casa del santuario de Atotonilco, así pues, el hecho de tomar una imagen de la Guadalupana fue demasiado fortuito, ya que en ningún momento se planeo.

Siendo este estandarte tomado en un lugar que se ubica aproximadamente a 27 kilómetros de distancia –mismos que fueron recorridos a pie- resulta inverosímil que la haya ondeado en Dolores; sin embargo, con el en lo alto, Hidalgo logró reunir un ejército de miles de personas armadas con machetes, cuchillos, palas, picos y palos, iniciando así una guerra que duró once años antes de alcanzar la independencia ya que el 24 de agosto de 1821, se firmaron los tratados de Córdoba mediante los cuales España reconoce la independencia de la Nueva España; El 27 de septiembre de 1821, el Ejército Trigarante entra victorioso a la Ciudad de México y el 28 de septiembre se firma el Acta de Independencia de México que da la independencia total de la Nueva España (Imperio Mexicano) del Imperio Español.

loading...


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí