Una mujer de 24 años quemó a su propio hijo recién nacido, en un lote baldío en la ciudad brasileña de Anápolis.

Una cámara de seguridad de la zona, captó el momento exacto en el que la joven descendió de un vehículo e ingresó a un terreno abandonado, ahí, dejó una caja en el piso, a la cual le roció alcohol y le prendió fuego.

Horas más tarde, vecinos del lugar notaron que un perro arrastraba algo que parecían restos humanos calcinados, por lo que llamaron a la policía, quienes confirmaron que efectivamente, se trataba del cuerpo de un recién nacido.

Rápidamente, las autoridades revisaron las imágenes de la cámara para así dar con la culpable de este acto. Luego de un par de días de búsqueda, lograron dar con la chica, a la cual detuvieron.

En su interrogatorio, la joven indicó que mantuvo oculto su embarazo por “vergüenza” a lo que pudieran decir sus conocidos y familiares, usando correas y fajas. Además, indicó que había pensado en practicarse un aborto pues no deseaba tener al bebé, pero tampoco contaba con dinero.

La joven dijo tampoco deseaba darle un disgusto a su madre, ya que ella está enferma y la noticia de su embarazo podía “matarla”. Además, el novio de la chica aseveró que él no estaba enterado de su embarazo y que, además, él no era el padre del pequeño, ya que indicó que esta lo había engañado con un extranjero.

La mujer dijo que, tras dar a luz, estuvo con el bebé por más de una semana, lo amamantó únicamente el primer día, y que no sabía si su hijo estaba vivo o muerto cuando lo dejó al interior de la caja en el terreno baldío.

La joven enfrentará cargos por el delito de homicidio agravado y ocultación de cadáver.
Los vecinos se mostraron indignados por la acción de la chica, pues a su decir, había cerca de la zona casas donde podía dar en adopción al bebé.

Fuente: Agencias

loading...


Deja un comentario