La compañía estadounidense de envíos y logística, Fedex, lamentó el tiroteo que se llevó a cabo anoche en una de sus bodegas en Indianapolis, el cual dejó nueve muertos y múltiples lesionados. Aseguró que se trata de un “día devastador, y es difícil describir con palabras las emociones que sentimos”.

La Policía de Indianápolis ha confirmado al menos ocho víctimas mortales en un tiroteo en instalaciones de la empresa de mensajería FedEx cerca del aeropuerto de la ciudad, ubicada en el estado estadounidense de Indiana. Según la portavoz del Departamento de Policía Metropolitana de Indianápolis, Genae Cook, los agentes han sido avisados para trasladarse al lugar, en el paseo de Mirabel, a las 23.00 horas (hora local), informa la cadena de televisión local WRTV. Según fuentes policiales, el autor de los disparos ha acabado con su propia vida.

Cook ha precisado que los agentes están en el lugar de los hechos, trabajando y recopilando información en una “situación de víctimas en masa”. Las autoridades han indicado que por el momento no pueden aportar más detalles sobre la situación, según recoge CNN.

“Creo que apenas duró uno o dos minutos”, informó Craig McCartt, un miembro de la policía de Indianápolis, citado por el canal de noticias CNN. “El sospechoso llegó desde el aparcamiento. Según tengo entendido, salió de su automóvil y empezó a disparar enseguida”.

El presunto autor del tiroteo se suicidó cuando la policía llegó al lugar de los hechos
Jeremiah Miller que trabaja en la planta de FedEx detalló, a medios locales, que vio cómo un hombre armado abría fuego en las instalaciones. “Vi al individuo con un subfusil, o un rifle automático, y empezó a disparar al aire libre. De inmediato me agaché, tenía miedo”.

El sargento Perrine, oficial de información pública de la policía del estado de Indiana, pidió a los familiares de los empleados de FedEx que se reunieran en un hotel local Holiday Inn.

loading...