De todas las empresas del mundo afectadas por el covid-19, ninguna ha revelado una cifra de muertes peor a la de Pemex, la petrolera estatal de México.

Petróleos Mexicanos, como también se le conoce, informó a última hora del martes que 202 empleados y 5 contratistas han muerto de la enfermedad hasta el momento. Ninguna otra compañía ha reportado muertes que se acerquen a ese número, según datos revisados por Bloomberg.

La comparación más cercana puede ser la Autoridad Metropolitana de Transporte de Nueva York, que ha perdido al menos 131 trabajadores. El número de víctimas de Pemex también supera las 128 registradas por toda la industria estadounidense de producción de carne y aves de corral, que tiene cuatro veces la fuerza laboral de Pemex y ha sufrido mortales brotes en plantas de procesamiento.

De hecho, es posible que la única institución con una cifra de muertes confirmada superior a la de Pemex sea el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, que no es una empresa sino un conjunto de sistemas de atención médica que emplean a más de 1 millón de personas, muchas de las cuales han estado en la primera línea de la batalla contra el virus.

No está claro por qué la cifra de Pemex es tan alta, pero el distanciamiento social es difícil en las plataformas marítimas de petróleo, y es posible que la empresa inicialmente haya tardado en implementar medidas de protección como enviar a los trabajadores a casa, según Silvia Ramos Luna, secretaria general de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTYPP).Muchos de los trabajadores del gigante petrolero tienen condiciones de salud preexistentes, como diabetes e hipertensión, que pueden haber contribuido al problema, dijo en una entrevista.

Una portavoz de Pemex declinó hacer comentarios sobre los datos de la empresa en torno al virus. La compañía señaló anteriormente que ha tomado medidas como la desinfección de espacios de trabajo y la evacuación de algunos trabajadores de plataformas marítimas.
Ha adoptado protocolos de seguridad más estrictos, como controles de temperatura y pruebas de diagnóstico rápido, que había solicitado el sindicato de Ramos, y como resultado, la tasa de muertes parece estar disminuyendo, dijo la secretaria general en una entrevista. Cerrar plataformas y refinerías no es práctico porque México necesita la gasolina y el diésel, agregó.

Los datos que dan a conocer las empresas sobre los contagios y muertes por el virus son irregulares en el mejor de los casos e impiden comparaciones internacionales confiables. Pemex destaca por ser inusualmente transparente, mientras que la mayoría de sus pares del sector de petróleo y gas no informan cifras detalladas del covid-19.

Pero el alto número de muertes de la compañía plantea interrogantes inevitables sobre las condiciones para una fuerza laboral que totalizaba 125.735 a fines de 2019. Pemex es un importante operador de plataformas marítimas, que generalmente albergan a cientos de empleados en dormitorios compartidos y comedores abarrotados. “En principio había problemas en las plataformas, por razones obvias”, dijo Ramos, cuya organización tiene alrededor de 2,500 miembros y compite con el sindicato oficial de Pemex.

Las muertes en Pemex se suman a un brote que está empeorando rápidamente en México. Los datos publicados el domingo muestran que el país superó a Italia en el número de muertes por covid-19 y que es el cuarto país con más casos en el mundo.

Pemex ha entregado pruebas para detectar el covid-19 a menos de 1% de una población de aproximadamente 750,000 personas en su sistema de atención médica. Hasta el martes había 4,119 pruebas positivas.

Algunos observadores han aplaudido a Pemex por su transparencia en lo que respecta a los datos del covid-19. Pemex publica diariamente el número de casos y muertes por coronavirus, a diferencia de petroleras estadounidenses y europeas como Exxon Mobil Corp. y Royal Dutch Shell Plc, que no lo hacen.

Al igual que otros países en Latinoamérica, México tiene una alta proporción de población vulnerable.

Muchas personas deben trabajar para satisfacer las necesidades básicas y viven en lugares muy saturados, lo que dificulta la imposición del distanciamiento social. México tiene la segunda proporción de camas hospitalarias por habitante más baja entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), después de India.

loading...