Coatepec, Ver.- La familia del joven José Ulises, asesinado y abandonado dentro de un refrigerador,  exigieron justicia y que paguen  las personas que acabaron con su vida, pues apenas el sábado 11 de julio cumplió 21 años.

Este lunes al medio día, la familia recibió el cuerpo de José Ulises, dedicado a los trabajos de albañilería, y quien vivía solo en un cuarto de la calle Camilo Cela, desde hace más de un año.

De acuerdo con la familia, desde el día viernes no tuvieron contacto con el trabajador de la construcción, así que el sábado lo buscaron pero no obtuvieron respuesta, por tal motivo, el domingo 12 de julio lo fueron a buscar a su domicilio, pero cuando asomaron la cara por la ventana, notaron un olor a descompuesto.

La familia llamó al H. Cuerpo de Bomberos de Coatepec, para pedirles ayuda porque desde adentro del cuarto se desprendía un olor nada agradable, así que al abrir la habitación se encontraron el refrigerador y ahí localizaron a José Ulises sin vida.

Finalmente los vecinos comentaron que José Ulises vivía sólo, era tranquilo y era padre de una menor de edad, a la cual sostenía, y ese era el motivo por el cual trabajaba en la construcción.

loading...