La millonaria obra construida por Diana Loya Mejía e inaugurada el 6 de enero del 2020, ya presenta grietas visibles a pesar de no utilizarse en 9 meses.

Por Angel Pablo

Poza Rica, Ver.- Al menos 2 grietas en la parte frontal de la planta baja presenta el elevado construido en el Palacio Municipal bajo el Gobierno de Francisco Javier Velázquez Vallejo, inaugurado el pasado 6 de enero del 2020.

A Pesar de que no ha sido usado en más de 9 meses por el transcurso de la pandemia, toda vez que el acceso al Palacio Municipal ha sido restringido, las fisuras reflejan la mala calidad de la obra que durante toda la construcción tuvo problemas.

La polémica obra fue aprobada en el cabildo con una propuesta económica, muy inferior al millón de pesos, pero después se manipuló en el presupuesto por casi 5 millones de pesos.

Luego de varias disputas por ediles de oposición, en especial Fausto Jaimit Cabrera Dávila, quien fue el autor de la propuesta inicial, finalmente se ajustó en 1 millón 485 mil 854 pesos con 82 centavos ($1,485 854.82), de acuerdo con el contrato MPR-131/DOP/FORTAMUN 2019/ia3-2019 3013 1012 8 obtenido por Revista Libertad mediante solicitud de acceso a la información.

La obra fue adjudicada directamente a la Persona Física Diana Loya Mejía, quien ha demostrado dudosa experiencia en el ramo de la construcción.

En el expediente se estipula que los trabajo deberían iniciar el primero de julio del 2019 y terminar el 18 de septiembre del mismo año. Sin embargo, con casi 4 meses de retraso fue inaugurada enero del 2020.

Para el desarrollo de la obra, Loya Mejía no tuvo problemas económicos, toda vez que contó con el respaldo de que el gobierno municipal morenista quien le financió el proyecto con un anticipo del 50%, tal como estipulaba el contrato y se pudo confirmar en la integración de saldos del mes de julio de los estados financieros municipales donde se registra el egreso de la cuenta de FORTAMUNDF por $ 742 mil 927 pesos con 41 centavos pagados el día 12.

Asimismo, la asignación fue adjudicada sin licitación pública, como parte de la misma praxis del Gobierno morenista.

Empero a los apoyos, la contratista incumplió con el plazo y como resultado de la ausencia de vigilancia de la Dirección de Obras Públicas, a cargo de Mario Alejandro Basañez González, y del disimuló del regidor del ramo, Félix Iván García Bustos y en generar todos los servidores públicos encargados de planear, asignar y supervisar la construcción, la obra rebasó el plazo de ejecución de 80 días naturales, superando los 180.

Uno de los primeros problemas fue la compra del aparato -proveniente de China-, el cual fue detenido por semanas con problemas de importación en la aduana de Manzanillo, Colima, dato que se dio a conocer en el cabildo el 14 de octubre del 2019, donde incluso el Subdirector de Obras Públicas argumentó que en un máximo de 48 horas estaría liberado del conflicto, pero no se cumplió con el plazo.

Ya en la instalación en el mes de noviembre surgió el problema que las dimensiones de las puertas de 70 centímetros impedían el acceso para la mayoría de las sillas de ruedas, hecho que documentados en libertad y que generó se aumentará la dimensión.

En el colmó en los primeros días de este 2020, la contratista hacía trabajos de pintura los que generó su programación con prisas y errores para el 6 de enero del año anterior.

Con todo ello el gobierno municipal que preside Francisco Javier Velázquez Vallejo presumió como “un gran logro” en un evento donde fueron invitados múltiples personalidades pero no el Consejo Municipal De Inclusión Social aún cuando la propuesta presentada por el edil Cabrera Dávila era precisamente para incluir a las personas con discapacidad.

Ahora en enero del 2021, tras 9 meses de inactividad del elevador por las restricciones de acceso, la obra presenta considerables grietas y reflejando la calidad de la obra del Gobierno de Francisco Javier Velázquez Vallejo gracias a las contrataciones sin licitación. ( 20/Ene/2021)

loading...