Mantener las políticas de austeridad durante la pandemia por la Covid-19 es igual a estar dando palos de ciego, con serias consecuencias contra los derechos humanos, tanto del personal de salud que todavía carece de los insumos para hacer su labor y evitar contagiarse, así como de los mexicanos que requieren de la atención médica pública para enfrentar al virus SARS-CoV-2 u otras enfermedades, declaró la dirigente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Adriana Díaz Contreras.

La lideresa perredista criticó que ante la urgencia del presidente Andrés Manuel López Obrador por recuperar popularidad, dio el banderazo de reapertura a pesar de que hay entidades en semáforo rojo y que aún no se ha cumplido ninguna de las recomendaciones que la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió para que los países puedan regresar paulatinamente a sus actividades.

Una recomendación que tiene amplio consenso, tanto de la OMS, como de especialistas, puntualizó, es que la reapertura económica y social debe estar precedida por una reducción sustancial de los contagios, estimada en 5% de positividad en la aplicación de las pruebas observable durante 14 días. Es decir que por cada 100 pruebas aplicadas sólo cinco personas deberían estar contagiados. No obstante, subrayó Díaz Contreras, en México el banderazo se hizo con 50% de positividad, la más alta del mundo. “Fue una reapertura apresurada e irresponsable”.

En ese sentido insistió en la necesidad de que el país haga más pruebas, una política que ha desestimado el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, responsable de la pandemia, y por ende el presidente de la República. “Estas pruebas son el mejor método para obtener información certera sobre la extensión y letalidad de la pandemia. Pero el gobierno de López Obrador se niega a aplicar las pruebas de diagnóstico porque no quiere invertir en la salud de la gente”, dijo.

“Los palos de ciego con los que el gobierno federal ataca la pandemia, ha colocado a México como el país con los peores resultados en el control de la pandemia, con un índice de letalidad superior al 12%, por lo que la OMS ubica a México en foco de atención mundial”, agregó.

Con los palos de ciego, acentuó la dirigente, López Obrador parece que le ha apostado al todo o nada ante la pandemia, lo que puede resultar suicida, ya que sus decisiones podrían desembocar en escenarios catastróficos, y no sólo sanitarios sino también en un total colapso económico.

Precisamente sobre esto último, señaló que ni los supuestos ahorros ni las transferencias de recursos a los mexicanos más pobres van a reactivar la economía nacional.

“Palos de ciego es la errónea idea de que transfiriendo los recursos de los programas sociales se resolverán las necesidades de la gente que perdió el empleo y sus ingresos, y que esas transferencias mejorarán el consumo y reactivarán la economía. Durante la cuarentena se calcula que los hogares han tenido un ahorro del 40% en sus gastos y esto significa reducción del consumo”, ejemplificó.

“Presidente, deje de dar palos de ciego y corrija el rumbo para erradicar la pandemia, pues sus efectos ya han superado los 239 mil contagiados, y 29 mil muertos.  Pero también debe corregir el rumbo para poder reactivar la economía. Por el bien de México ya deje de lado la política de austeridad y acepte que es urgente aumentar la inversión en salud y en la reactivación de la economía”, concluyó Díaz Contreras.

loading...