En gastos de anualidades, por mantenimiento, pago de seguros, refacciones, viáticos y por la compra de billetes para sorteo del valor comercial del avión presidencial TP-01, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha gastado poco más de mil millones de pesos.

 

A dos años de haber tomado posesión como Presidente, su promesa de campaña de vender el Boeing 787 Dreamliner no se ha cumplido, a pesar de que se ha promovido a nivel internacional, incluso con los presidentes de Estados Unidos y de Canadá.

A la aeronave, que fue comprada en el sexenio de Felipe Calderón a través de un contrato de arrendamiento financiero entre la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y Banobras por un lapso de 15 años por 6 mil 94 millones 689 mil 887 pesos, el gobierno de López Obrador le ha destinado 563 millones 960 mil 740 pesos por el pago de dos anualidades (2019 y 2020).

Además, de acuerdo con datos de la Sedena actualizados a julio pasado, desde el 1 de diciembre de 2018 —inicio del actual gobierno— se han gastado 78 millones 501 mil 613 pesos, principalmente para que el TP-01 estuviera resguardado en el aeropuerto de Victorville, California, así como por el pago de seguros, refacciones y viáticos de la tripulación.

A esto se le suman los 500 millones de pesos que el gobierno destinó para comprar un millón de cachitos del sorteo del valor comercial del José María Morelos y Pavón que se realizó ayer en la sede de la Lotería Nacional.

El pasado 8 de septiembre, el presidente AMLO anunció que el gobierno federal destinaría 500 millones de pesos para comprar un millón de billetes del sorteo del valor comercial del avión presidencial TP-01 para ser distribuidos en los casi mil hospitales covid que hay en el país. “Son 956 hospitales Covid y todos van a tener un promedio de mil boletos. Es un millón de boletos porque son 500 millones de pesos”, dijo.

Precisó que en caso de que algún hospital obtenga uno de los 100 premios de 20 millones de pesos que se sortearon ayer, serán los trabajadores de estos centros de salud quienes decidirán en qué ejercen este premio.

“Ya sea para equipo o mejorar la situación del hospital, para uniformes, protección del personal, una ambulancia o lo que ellos decidan”, reiteró.

Cabe recordar que el pasado 2 de febrero la Fiscalía General de la República (FGR) entregó al gobierno federal, por medio del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep), 2 mil millones de pesos para pagar los premios de la rifa del avión presidencial.

Estos recursos se obtuvieron de las investigaciones que realizó la FGR, en las que participó la Unidad de Inteligencia Financiera, sobre un pago del Infonavit por más de 5 mil millones de pesos para la cancelación de un contrato con una empresa privada en la pasada administración.

Díez días después, el presidente López Obrador ofreció una cena en Palacio Nacional a 200 empresarios para comprometerlos a adquirir cachitos de manera voluntaria para el sorteo que se realizó el día de ayer.

Sin embargo, a pesar de que el Mandatario dijo que por lo menos 75 empresarios se habían comprometido a adquirir 3 de los 6 millones de cachitos, nunca se reveló en realidad cuántos billetes adquirieron.

“Ayer ya obtuvimos compromisos de dispersión, de compra de boletos, por la mitad de los 3 mil millones que estamos pensando obtener, es decir, ayer hubo compromisos por mil 500 millones de pesos”, aseguró entonces el Ejecutivo.

Sin embargo, trascendió que debido al impacto económico ocasionado por la pandemia del Covid-19 muchos empresarios no pudieron cumplir con su promesa.

Fuente: Agencias

loading...