La Arquidiócesis de Tulancingo (la cual, abarca a Hidalgo, Puebla y Veracruz) solicitó a la Secretaría de Salud que sus sacerdotes sean considerados parte del sector primordial para recibir la vacuna del COVID-19, esto ante el incremento de casos de contagio y fallecimientos en el gremio.

Monseñor Domingo Díaz dio a conocer que ya envío su petición a las autoridades de salud para que los sacerdotes se “tomen en cuenta” para recibir la dosis contra el virus del SARS-CoV-2 ya que están en contacto con enfermos.

Dicha petición surge por el aumento de casos positivos de coronavirus que se han presentado en la Arquidiócesis de Tulancingo, la cual, abarca a Hidalgo, Puebla y Veracruz.

“Hasta el momento se han contagiado once sacerdotes y de esos, dos han fallecido, por lo que esperamos que no haya más casos, pero ha sido en la labor, en el trabajo que se realiza en el día a día.

No nos han informado cómo será la vacunación con nosotros, pero hice la solicitud a la Secretaría de Salud de que nos tomaran en cuenta, porque nosotros, como los médicos, estamos en contacto con los enfermos de covid, porque los estamos atendiendo”, explicó.

Asimismo, Monseñor Díaz Martínez detalló que los sacerdotes que se han contagiado es porque han acudido a clínicas y domicilios, aunque la mayoría de celebraciones religiosas siguen realizándose en línea.

“Seguimos las celebraciones en privado y transmitimos en línea y, en el resto de los municipios, se celebra con aforo del 30 por ciento, porque hay muchos municipios que no están tan afectados y entonces los párrocos están enterados y celebran así, con cupo limitado”, agregó.

Cabe mencionar que solo en 14 estados al menos 683 sacerdotes han resultado infectados de COVID-19, siendo Veracruz, Chiapas y Nuevo León las entidades con más contagios.

Por su parte, la pandemia del coronavirus ha dejado 173 clérigos y religiosas fallecidas en todo el territorio nacional, entre ellos cinco obispos, según datos del Centro Católico Multimedial (CCM).

Fuente: Agencias

loading...