El Buen Fin terminó, pero las historias de personas que supieron aprovecharse de un mal etiquetado durante la época de descuentos para obtener ofertas inconcebibles siguen surgiendo. En esta ocasión, se trata de una mujer que llegó al grado de encadenarse a una motocicleta para que se la vendieran a poco menos de 14 pesos.

El hecho habría ocurrido la semana pasada en una sucursal de Wal-Mart en San Luis Potosí, donde la clienta notó que la etiqueta de una motocicleta marca Italika indicaba, por error del uso de signos, que esta costaba “$13.99” (trece pesos, con noventa y nueve centavos), cuando lo que pretendía señalarse era un costo de “$13,999 ” (tres mil novecientos noventa y nueve pesos).

De tal manera, se recurrió a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) para atender el reclamo y que garantizaran que se “respetaría” el precio indicado en la etiqueta.

Finalmente, el descuento fue aplicado, y la mujer pudo comprar en trece con noventa y nueve el vehículo que, en su precio sin descuento costaba diecinueve mil novecientos noventa pesos.

Algunos testigos indicaron que otras seis personas se aferraron en obtener dicho descuento por una motocicleta, pero el gerente del supermercado señaló que la oferta sólo se aplicaría a la primera persona en solicitarla.

Para tener una referencia de la cantidad de errores de etiquetado, cabe mencionar que del 12 al 20 de noviembre, del programa de descuentos El Buen Fin, la oficina estatal de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), atendió 192 asesorías en relación a los derechos de los consumidores.

Fuente: Agencias

loading...