Autoridades del Gobierno de Hidalgo dieron a conocer que la detonación de coches bomba suscitada la mañana de este miércoles no fue un ataque en contra de la ciudadanía, sino que sólo iban por los reos que se dieron a la fuga del  Centro de Readaptación Social del estado (Cereso) de Tula.

“Los hechos en Cereso de Tula, no fue un ataque directo hacia la ciudadanía, iban por reos; por lo tanto las personas pueden estar tranquilas”, aseguraron funcionarios en conferencia de prensa en las instalaciones del C4, al precisar que la detonación de los coches sólo fue un “distractor”.

Pese a la fuga de reos, las autoridades hidalguenses precisaron que no se tiene planeado hacer un traslado de los reclusos a otra cárcel.

Por los hechos, se han iniciado tres carpetas de investigación y no se descarta que se pueda ampliar el número de éstas, pues el procedimiento está abierto.

Sobre los dos policías heridos por proyectil de arma de fuego, ambos son atendidos en un hospital de Pachuca y se reportan como fuera de peligro.

De igual forma, confirmaron que uno de los nueve reos que se dieron a la fuga es José Artemio Maldonado Mejía, “El Michoacano”, líder del grupo armado Pueblos Unidos, dedicado al huachicoleo.

A este sujeto se suman Jobani Morales, Ramón Frafan Sánches, Juan Valentín Rangel Albor, Jaime Eusebio Medina, Abel Millán Gaspar, Mariano Maldonado Mejía,  Fernando Cerón Gómez y Yair Alejandro Hernández Martínez.

Fuente: Agencias