¿Cómo la pandemia podría cambiar la forma de enseñar a nuestros hijos?

COVID-19 ha tenido un efecto grande y duradero en la educación.

La tecnología educativa, o EdTech, ha ofrecido una prometedora oportunidad para atender algunas de las preguntas más desafiantes de las políticas en los sistemas educativos de países de ingresos bajos y medios. Sin embargo, tras décadas de promesas sobre su poder disruptivo y revolucionario en la educación, el impacto de EdTech en los resultados del aprendizaje ha sido desigual. Brindar apoyo basado en la tecnología para mejorar la instrucción de los maestros y facilitar el aprendizaje de los estudiantes se ha vuelto urgente, si consideramos el cierre y la reapertura de escuelas debido a la pandemia de COVID-19. Uno de los pocos aspectos positivos de la pandemia, es que ha transformado el campo, cambiando el enfoque desde la promesa disruptiva a un mayor énfasis en la mitigación e inclusión con un potencial reductor de desigualdad.

Es importante que los maestros reciban formación sobre lo que se espera de ellos, ya que si no comprenden el cambio en su función, los responsables de políticas corren el riesgo de marginarlos. Específicamente, los maestros deben estar adecuadamente capacitados para:
i) utilizar la plataforma para transitar del papel de instructor al de tutor
ii) acceder y utilizar la plataforma y las tecnologías asociadas
iii) utilizar la tecnología para desarrollar los conocimientos de los estudiantes
iv) utilizar los resultados de la participación de los estudiantes en la plataforma para brindarles apoyo automatizado e individualizado
v) utilizar los datos de la plataforma para planificar futuras lecciones y diferenciar la instrucción en función de las necesidades de los estudiantes.

Esta capacitación debería ir acompañada de un plan de participación, en el que los profesores puedan compartir buenas prácticas y promover los beneficios de la plataforma a través de diferentes canales y contextos.Además de la capacitación de maestros, los sistemas adaptativos deben lograr una efectiva participación de los estudiantes.

La pandemia de COVID-19 nos ha demostrado que ya no podemos confiar en las formas tradicionales de escolarización. Es cada vez más probable que en el futuro del aprendizaje, la tecnología pueda diversificar los medios para apoyar a los estudiantes.

Estamos ante la oportunidad histórica de reformar la educación en México y es una oportunidad que nos ha costado mucho a nuestra sociedad mexicana, pero que no debemos desaprovechar.

Lic. Raúl Reyes Salas
Comisión de Educación
COPARMEX Poza Rica.

loading...